Muere Chick Corea, leyenda del jazz

Muere Chick Corea, leyenda del jazz

Pianista y compositor, se encuentra entre los precursores del jazz de fusión desde finales de los años 60. Tocó en el emblemático «Bitches Brew» de Miles Davis. Pasó varias veces por Portugal, la última de ellas en 2015

El legendario pianista y compositor de jazz «Chick» Corea falleció a los 79 años, víctima de una rara forma de cáncer, dejando la «esperanza» de que el mundo tenga «más arte y diversión», se anunció hoy.

En un mensaje de despedida difundido por la familia del músico a través de su página web, Armando Anthony «Chick» Corea agradece a los «formidables amigos músicos» que le ayudaron a cumplir «la misión de llevar la alegría de la creación a todos los lugares posibles».

«Haber logrado esta misión junto a los artistas que tanto admiro, ésta ha sido la riqueza de mi vida», escribe Corea, que murió el martes 9.

Pianista y compositor, se encuentra entre los precursores del jazz de fusión desde finales de los años 60, cuando sucedió a Herbie Hancock en los grupos de trompeta de Miles Davis -con quien trabajó en uno de los discos de jazz más famosos de todos los tiempos, Bitches Brew-, habiendo colaborado con músicos como Dave Holland y Jack DeJohnette, cruzando elementos del free jazz, la improvisación y el rock’n’roll.

A lo largo de medio siglo, Chick Corea siempre ha explorado diferentes áreas musicales y sus zonas fronterizas, y ha seguido trabajando con músicos de diferentes expresiones. A este respecto, cabe destacar su dúo con el pianista austriaco de raíces clásicas Friedrich Gulda o su elección de piezas del compositor húngaro Béla Bartók para su repertorio.

Con ascendencia española, apeló al «Concierto de Aranjuez» de Joaquín Rodrigo para el preludio de una de sus obras más conocidas, «España», y reunió influencias latinoamericanas en «Mi corazón español».

En su mensaje de despedida, Corea no mencionó a algunos de los grandes de la música con los que ha trabajado, pero su carrera de más de medio siglo le ha valido 23 premios Grammy de la música.

Desde los años 60, también ha trabajado con Stan Getz y Herbie Mann, entre otros músicos que surgieron en la emergente escena del jazz neoyorquino.

Su propio grupo, Return to Forever, está considerado como uno de los que inauguraron la era del jazz de fusión.

Uno de los grupos de jazz más influyentes de la década de 1970, Return to Forever pasó por varias encarnaciones, primero con Corea, Stanley Clarke en el bajo acústico, Joe Farrell en el saxo soprano y la flauta, Airto Moreira en la batería y la percusión, y la esposa de Moreira, Flora Purim, como vocalista.

En 1972, la banda grabó el álbum Light as a Feather, una colección de temas de jazz con sabor brasileño, que incluía nuevas versiones de «500 Miles High» y «Captain Marvel» e incluso la que el propio Corea consideraba su composición más conocida, «Spain».

La banda también incluía al guitarrista Bill Connors, al baterista Lenny White y a Al Di Meola, que más tarde se convertiría en un virtuoso de la guitarra de jazz.

También fue en Return to Forever donde Corea conoció a la que sería su esposa, la vocalista Gayle Moran.

Su último disco, Plays, de 2020, es un testimonio del virtuosismo y el eclecticismo de Corea, dentro de estilos que ayudó a hacer inevitables, como el bebop jazz, e incluso la música clásica.

Según la familia, la rara forma de cáncer de la que fue víctima el legendario músico fue descubierta «muy recientemente».

Aunque «era el primero en decir que su música decía más que las palabras», informa la familia, Corea quiso dejar unas últimas palabras para sus amigos y seres queridos.

«Tengo la esperanza de que todos los que tengan inspiración para escribir, tocar, actuar o cualquier otra cosa lo hagan», dice Corea en su último mensaje.

«Si no lo hacen por ustedes, háganlo por el resto de nosotros. No se trata sólo de que el mundo necesite más artistas, también es muy divertido», escribió el pianista.

A lo largo de su carrera, Chick Corea ha tocado en Portugal, en Lisboa y Oporto, Cascais, Funchal, Faro, y ha actuado en la Casa da Música, en el Coliseus y en diferentes ediciones de Jazz em Agosto, en la Fundación Calouste Gulbenkian, así como en el antiguo festival Seixal Jazz.

Ha llevado a Portugal diferentes formaciones, como la Chick Corea Elektric Band, que llevó al Coliseo de Lisboa y a Oporto en 1992. Tocó en solitario, como en el concierto de Lisboa 94 – Capital de la Cultura, en el Teatro S. Luiz, y actuó en dúo, con la complicidad de Herbie Hancock, en su último concierto en el país, en 2015, en cooljazz, en Oeiras.

Un año antes, incluyó el Centro Cultural de Belém, en Lisboa, en su gira mundial y, en 2013, fue uno de los nombres destacados en el festival de jazz de Funchal.

Entre sus últimos conciertos en Portugal se encuentra también su participación en el Algarve Jazz, en 2009, el mismo año en que encabezó el Estoril Jazz.